Recordando pifias: Antonio Pizzonia y el Jaguar S-Type R


Hoy vamos a rescatar un clásico de internet. Uno de los testimonios gráficos que demuestran que los pilotos de Formula Uno también son humanos. Para poner en contexto, Pizzonia se encontraba en la presentación en pista del Jaguar S-Type R, el modelo más prestacional de la gama, con todo un V8 en su interior y casi cuatrocientos caballos. A su lado estaba el famoso periodista Steve Sutcliffe, participando en una prueba de exhibición. 

El brasileño va claramente pasado en la primera curva de Montmeló y como consecuencia sufren un aparatoso accidente. El exF1 confió excesivamente en las capacidades de frenada del coche, o directamente olvidó que estaba en una berlina de calle. Sorprende también como Sutcliffe ve que la cosa no va bien segundos antes, y como después con extrema tranquilidad le pregunta al piloto si está bien. 

Un accidente que -en mi opinión- es grave, aunque los dos ocupantes hayan salido ilesos. El Jaguar da una vuelta de campana y el techo en la parte trasera se hunde tras chocar contra la barrera de neumáticos. Incluso la cabeza del piloto choca contra el techo. En carretera abierta el resultado hubiera sido muy distinto. 

Pizzonia nunca fue el piloto más destacado del momento en el gran circo, pero sí pilotó en sus tres temporadas para grandes escuderías como Jaguar o BMW-Williams, estando en su palmarés alguna vuelta rápida

 

De todas formas, esta entrada no está para sentenciar al piloto brasileño, sino para recordar que ni un piloto de F1 se libra de sufrir un accidente con un coche de calle aunque sea en circuito. Así que, mucho cuidado ahí fuera. 


Garaje 22 también en TwitterInstagram y Facebook

Comentarios

  1. uff, vaya susto!, pero creo que el accidente es mas aparatoso que otra cosa, observo que la arena frena tanto al Jaguar que vuelca y el golpe duro se lo lleva el techo, siempre mejor que un golpe seco frontal o lateral. Tampoco me pareció que el Jaguar sufriera muchos desperfectos lo que habla bien de su solidez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el Jaguar va al desguace, duro que la abolladura del pilar C del lado derecho sea fácilmente reparable. Ese chasis ya no es el mismo.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Comentario uno: el que va despacio, llega lejos y sano.
    Comentario dos: cuando ve que no puede doblar, cualquier conductor experimentado, hubiera movido las ruedas delanteras como para controlar el deslizamientro lateral; acá pegaron el volantazo y cruzaron más aún el auto.
    Comentario tres: bien por la seguridad del Jaguar, no cualquier auto permite la salida caminando de los dos ocupantes tras semejante vuelco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto a tu comentario número 2, veo como un error el volantazo dentro de la arena, hace efecto palanca y provoca el vuelco. Quizás con más suavidad hubiera deslizado por la tierra, pero para hacer eso quizás hace falta tener una extraordinaria sangre fría.

      Creo que en realidad poco más había que hacer una vez entras pasado en la curva, y sólo te queda observar a donde más y más con un coche de esas dimensiones y peso.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Pues sí, buen ejemplo para muchos que se creen pilotos de Formula 1 por la calle: ni ellos se libran de cometer errores.
    Lo que no sé es si este hecho habría dejado en buen lugar al Jaguar como vehículo apto para todas las manos, jejeje.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares