Mclaren: ¿problemas tras una fachada perfecta?

Mclaren 570S

El lenguaje de diseño de Mclaren se puede definir como tecnológico. Son competidores de Ferrari o Lamborghini, pero su estilo es sobrio, como si fuera un coche parido en Alemania. A esta imagen sofisticada también ayudan sus instalaciones: el MTC (Mclaren Technology Centre) es un gran semicírculo que acoge al equipo de Fórmula Uno y a la fábrica de coches. 

Esta gran factoría, obra de Norman Foster, tiene como características una gran integración paisajística, pero también su minimalismo y sobre todo mucha luminosidad interior. Esto fue uno de los requisitos del obseso del orden, Ron Dennis.

La firma británica, de capital árabe, ha tenido que vender -sin embargo- el MTC. La joya de la corona. Oficialmente la pandemia les jugó una mala pasada, teniendo que recurrir incluso a créditos estatales. Se llegó a rumorear que tendrían que hipotecar su colección de coches históricos

Pero ¿fue todo un tropiezo puntual? ¿o hay una mala praxis detrás? Según algunos medios y propietarios es más bien lo segundo. Al parecer en la rama de Mclaren Automotive (la encargada de fabricar los deportivos) las cosas no se han hecho del todo bien y la marca estaría inmersa en una especie de burbuja.

Los problemas de la división deportiva (F1) sí salieron a la palestra en 2020. Una asociación fallida con Honda dejó a los británicos en mala situación. Sólo en patrocinios los japoneses aportaban 100 millones de euros anuales, pero la falta de fiabilidad de la unidad de potencia retrasó a los monoplazas ingleses al fondo de la parrilla, perdiendo más patrocinadores y dejando una imagen malísima

Mclaren MP4-30

Mclaren Automotive parecía ir por otro camino. Sacaban modelos como el 650S, 540C o el ultra avanzado P1. A ojos inocentes cuando una empresa saca más y más productos, las cosas están yendo bien. No era así.

Una de las señales más evidentes que vimos fue la del Mclaren Elva. Este es un superdeportivo de más de 800 caballos, biplaza, sin techo y opcionalmente sin parabrisas. Una barchetta. La marca británica anunció una producción de casi cuatrocientas unidades (399) y meses después tuvo que reajustar esa cifra a solo 149.

Los superdeportivos Mclaren, más allá de su limpio diseño, sufren de algo fundamental; la fiabilidad. Entre los potenciales clientes la reputación de la marca no es todo lo buena que debería. Problemas en el ensamblaje, transmisión o suspensión son conocidos. Lo peor, Mclaren no da la atención y la cobertura se merece.

Pero todo esto no lo dicen los propietarios. Tres o cuatro de ellos descontentos pueden hacer el ruido de ochenta. Lo dice el mercado. El  Mclaren 720S debería haber sido uno de los modelos que más dinero le generara a la marca y sin embargo, en sus dos primeros años en el mercado perdió la mitad de su valor. 

Por otro lado, Mclaren produce pero los concesionarios no son capaces de vender. Estos últimos tienen que ofrecer grandes descuentos para poder dar salida al producto. Esto significaría que venden a pérdida

Con el tema de la depreciación entra otro factor en juego. Algunas marcas ofrecen el GFE (Guarantee Future Value) esto, en palabras simples, es una garantía de la que se dispone para salvaguardar al propietario de la depreciación del vehículo. A grandes rasgos el comprador financia su nuevo vehículo y la marca -en este caso Mclaren- le garantiza que a partir de X años (o kilometraje) su coche no se devaluará más de cierto precio.

En caso de que ese comprador decida quedarse con el coche, pagará el montante que le queda. Si el precio real en el mercado es más bajo de lo que Mclaren y su GFE predijeron, el comprador devuelve el coche sin ningún coste para él. Esos coches retornan a la financiera, pero con un valor menor del que la marca predijo. Por lo tanto, estamos ante un marrón que alguien (muy probablemente Mclaren) se tiene que comer. 

Ahora Mclaren, a pesar de la tregua que le han dando ciertos créditos, deberá luchar para parar la sangría que supone la depreciación de sus vehículos y eso sólo se consigue aumentando la calidad en la fabricación. 

Mclaren Elva

Fuentes: themoney | thesportsrush | customer.vwfs


Garaje 22 también en TwitterInstagram y Facebook


Comentarios

  1. Personalmente el problema de la calidad, tanto de diseño como de fabricación, y la atención al consumidor no es tan solo problema de McLaren creo que es un problema que se esta generalizando a muchas marcas premium , si en cambio hay mucho accesorio electrónico, tecnología innecesaria y fibra de carbono que lo único que hacen es inflar los precios.
    Personalmente cada vez me interesan menos los superdeportivos y me tiro a los clásicos populares.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad no me cierro a nada, ni a superdeportivos ni a clásicos. Quizás sigo más de cerca lo que me puedo permitir, y claramente esto no son los grandes deportivos. Por lo que tengo entendido todas estas grandes marcas siempre suelen tener problemas derivados de lo complejo de su fabricación pero al parecer a Mclaren se le está yendo de las manos.

      Saludos!

      Eliminar
  2. En estos tiempos modernos ya es difícil vender un auto.
    No quiero imaginar la dificultad en que además del auto, deben vender una marca y -más difícil aún- una imagen. Y -peor todavía- a un costo 50 o cien veces mayor que el auto promedio!
    Para cualquier empresa de cualquier rubro, crecer es un desafío y muchas veces un problema, pocas sobreviven al intento. Creo que por eso, muchas marcas icónicas se mantienen casi en el anonimato, y sólo sobreviven las que están amparadas por una empresa más grande (como ser Bugatti bajo VW).
    Es una lástima porque McLaren siempre me atrajo como marca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora que nombras a Volkswagen, se dice que Mclaren puede ser comprada por Audi. Cuando me informaba del tema que expongo en esta entrada se decía que Mclaren fabrica coches innovadores, pero que junto con sus problemas y sobre todo su falta de pedigrí respecto a Lamborghini o Ferrari hace que estos coches se devalúen rápido.

      Saludos!

      Eliminar
  3. De Bruce McLaren pasó a Teddy Mayer que trajo los años de gloria con los campeonatos de Fittipaldi y Hunt. Luego ingresó Ron Dennis y, si bien los títulos de Prost y Lauda acrecentaron su fama, la empresa comenzó a buscar un rumbo distinto. Cuando partió Dennis ya nada fue igual. Hoy con Zak Brown parecen dar manotazos en todas direcciones en busca de la salvación.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los apuntes, Creo que Zak Brown ha hecho un gran trabajo en la F1 trayendo patrocinadores. En los últimos años la asociación con Honda les dejó mal parados y en esa colaboración participó Ron Dennis así que supongo que le eligieron como cabeza de turco.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Caramba... Jamás lo hubiera imaginado, y me he quedado de piedra con dos aspectos como son la falta de calidad y depreciación. Siempre pensaba que el mundo de los superdeportivos que sobrepasan con creces el límete entre las 5 y las 6 cifras estaban al margen de estos dos factores, y ahora veo que no. Se ve que no es oro todo lo que reluce, así que espero que la compañía retome el rumbo.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, de hecho hay mucho superdeportivo "delicadillo" por ahí. Al parecer a Mclaren se le han amontonado los problemas, covid, perdida de imagen...

      Tienen trabajo por hacer.

      Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares